3 sep. 2010

‘Destrucción Civil’ en Chancay

Nunca pensé que un trabajo tan tranquilo como aparentemente lo era trabajar en las oficinas de tu municipio podría resultar ser peligroso. El pasado lunes 16 de agosto, Chancay vivió una situación muy bochornosa que espero nunca más vuelva a ocurrir en mi querida ciudad, siempre admirada por su tranquilidad. 
Alboroto
Foto tomada por Georgina Carlos
250 manifestantes del Sindicato de Construcción Civil de la provincia de Huaral,  llegaron a Chancay, no sin antes destrozar todos los carteles políticos del partido aprista (del cual forma parte el actual alcalde) que encontraron a su paso, lanzando bombardas y gritando arengas, causando angustia a los vecinos, tanto así que los comerciantes tuvieron que cerrar las puertas de sus negocios para evitar algún saqueos.
Aproximadamente a las 10 y media de la mañana, más de
Dentro de la municipalidad estábamos al tanto de los acontecimientos por la radio, que transmitía en directo, pero continuaba trabajando sin saber lo que se venia.
Luego de dar una vuelta por el contorno de la plaza de armas, se pararon frente a la puerta principal. Provistos de palos y piedras, exigían conversar – como en otras oportunidades - con el alcalde, el Dr. Juan Álvarez Andrade, (conocido por todos como ‘Juanelo’), pero éste se encontraba desde muy temprano en Huacho, haciendo unas diligencias, eso es todo lo que sabíamos dentro del municipio. Los protestantes se negaban a conversar con la gerente municipal, en cambio solicitaban la presencia de la teniente alcalde, la regidora Gina Pérez de Rodas, (que por cierto también es candidata a la alcaldía distrital por un partido diferente al del alcalde), que al poco rato llegó, pero los dirigentes no deseaban dialogar en la plaza sino dentro del palacio municipal, por lo que la regidora se ofreció a ingresar y consultarle a la gerente si esto era posible para luego volver a salir e informarles, pero estos le comenzaron a exigirle que regresara con un ‘convenio  laboral’ (que permitía la mayor participación de sus trabajadores en las obras de la ciudad) firmado y haciéndole comprometerse a regresar en 10 minutos, este fue, para mí, su mayor error por que no puedes permitir que unas personas  armadas con palos y piedras te pongan condiciones.
Fue una batalla campal
La regidora obviamente no pudo salir antes de los 10 minutos, los de construcción civil no pudieron esperar más, dieron la vuelta a la calle para ingresar por la parte posterior a la fuerza, abrieron el portón de la cochera e ingresaron, cogieron todos los palos y tubos de fierro que se encontraban depositados del taller, de nada sirvió que la regidora se acercara, es más, se empeoraron las cosas, empezó una lluvia de piedras, hacia los trabajadores administrativos y funcionarios de la municipalidad, que tuvieron que defenderse con lo que tenían, pero salieron golpeados, a los revoltosos no les importó que también hubieran mujeres. Para dispersar la turba, la policía se vio obligada utilizar sus armas y realizar disparos al aire, incluso a lanzar bombas lacrimógenas , que también le afecto a mis compañeros y a los periodistas que corrían con los ojos llorosos y rojos. Junto con serenazgo lograron expulsarlos y cerrar el portón.
En la radio pedían ayuda a la población para que salga de sus casas y defienda su municipalidad. Los trabajadores que no bajamos por no querer dárnoslas de valentones, solo atinamos a cerrar las ventanas para que no nos afecten las bombas lacrimógenas, y a encerrarnos en nuestras oficinas. Yo seguía trabajando en mi computadora - no me imaginaba el peligro que estábamos corriendo - hasta que se fue la luz, recién en ese momento me di cuenta de lo grave de la situación.

Foto publicada en la Revista Rumbo de Chancay
Junto con mi jefa y los que seguíamos en las oficinas subimos al tercer piso para refugiarnos y que no nos alcanzaran los de construcción civil, que ya habían logrado ingresar por el lado del frente rompiendo los paneles de triplay que momentáneamente cierran las puertas del nuevo palacio municipal que esta en construcción, también destrozaron el medidor de la luz, las puertas de vidrios, las luces, y algunos muebles. Los policías que trataban de contener a los vándalos lanzaban bombas lacrimógenas y disparaban al aire con metralleta. El clima de zozobra y violencia que se vivía en el interior es inolvidable, veía compañeras llorando, llamando preocupadas a sus casas. Yo era una de las más tranquilas, realmente no sé como. Si afuera había una terrible balacera entre la policía y los vándalos de construcción civil.
Llegaron los héroes
Fue así que ante estos actos vandálicos, la población de Chancay espontáneamente se unió y se dirigió a la plaza de armas para defender su patrimonio. Se proveyeron de palos y se enfrentaron a los agitadores de construcción civil de Huaral, que salieron corriendo al ver tan inesperada acción, la gente de Chancay los persiguió y logró expulsarlos de la ciudad. Al fin pudimos salir del municipio aproximadamente a las 12 y media. Los pobladores permanecieron en el frontis de la municipalidad toda la tarde en espera de que volvieran a arremeter los revoltosos de construcción civil.
Resultados: 30 personas detenidas, 13 heridos, la mayoría eran manifestantes, también policías y dos empleados de la municipalidad, además de 3 heridos de bala. 
Toda la tarde hubo llamadas a la radio que no paraban, tratando de hallar culpables, acusaban al alcalde que no se hacia presente, a la regidora, al gobernador, a la policía que no pidió refuerzos. Al final todo tomó un tono político que no venia al caso. 
Conferencia de prensa
A las tres de la tarde, el alcalde realizó una conferencia de prensa en su despacho, explicó que en la mañana estaba en Huacho, y señaló que no se presentó antes para proteger su integridad física. También pidió ayuda a la población por si regresaran los de construcción civil, lo cual todavía no estoy segura si debió hacerlo.
Ya se que han pasado mas de 2 semanas pero todavía tengo pesadillas y en mi distrito se vive una tensa calma porque se espera que regresen, claro que no lo van a hacer pronto, sino cuando uno menos se lo imagine.
Foto publicada por Huaral en línea

No puede ser que pretendan que se contrate a gente que a ellos les de la gana, gente de otro lugar diferente al que se realiza la obra. ¿Acaso a los trabajadores de construcción civil de Chancay le darán trabajo en las obras que se realizan en Huaral?  Si uno tiene su grupo de trabajadores que hacen bien su trabajo, o te provoca contratar personal que crees adecuado, no puede venir una turba a exigirte que los contrates o que pagues cupos agrediendo y metiendo balas. Solo son unos delincuentes y no gente que busca trabajo.
Gracias
Felicito a toda la gente de Chancay que participó, amas de casa, profesionales, obreros, comerciantes y jóvenes, en ese momento no importó a que candidato apoyabas, todos se unieron para defender nuestra querida ciudad,gracias por todo, me hicieron sentir orgullosa de ser chancayana. Y se que a muchos también tanto así que hasta se esta hablando de proponer declara el 16 de Agosto como el “Día del Ciudadano Chancayano”,  "Día del Orgullo Chancayano" o "Día del Chancayano Orgulloso".

Repercusión en prensa local y nacional: