26 feb. 2010

Reencuentro de Promoción

10 años han pasado desde que terminamos el colegio y emprendimos cada uno su propio camino. Por eso a un par de ex compañeras se le ocurrió la genial idea de organizar un reencuentro, fue casi medio año mandándonos correos y tratando de contactar a todos. Al final valió la pena el esfuerzo.


La cita fue en Manos Morenas de Chancay, como pueden ver en la foto, ahí estamos parte del grupo Promoción 99 Mahatma Gandhi (los que llegamos temprano), claro que todos no pudieron asistir por estar algunos en el extranjero y otros por motivos personales, por lo que espero que hayan más reencuentros así. 

Lo mejor fue el mismo reencuentro en si, ver a tantos compañeros y amigos que tenia mucho tiempo sin saber de ellos y ponernos al día de las vidas de cada uno, que hicieron en estos 10 años, hubo muchas risas y muchos recuerdos. Ver que la mayoría ha madurado y se han convertido en adultos guapos e inteligentes, olvidándose de las riñas tontas del pasado.

Las anfitrionas, el maestro de ceremonia (que se acordó del primer y segundo nombre de todos), la comida, la hora loca, la piñata entre otras cosas hicieron de ésta una noche mágica e inolvidable.

Por lo pronto solo me resta darle un cordial saludo a todos los que estuvieron y a los que no, pues se les recordó con mucho cariño. Mucho éxito para todos y que sus proyectos, se les cumplan a cabalidad, nunca aflojen las fuerzas por lo que realmente quieren.

Un gran abrazo de quien los estima y recuerda.

3 feb. 2010

Desmuelada

Hace un par de semanas me tuvieron que sacar dos muelas, las últimas del lado izquierdo. Ya ni me dolían de tanto tiempo que llevaban cariadas, pero un buen día una de ellas se partió de un lado comiendo un caramelo. Fui al dentista para saber si todavía se podía salvar o era mejor extraerla, pero  este me dijo que debía sacarme, no solo esa, sino también la que tenia al lado. Tuve que aceptar porque no medo de otra, y además como se sabe, en el seguro te puedes atender cada 15 días.

Lo único que me dolió fueron esos horribles pinchazos que te asestan para ponerte la anestesia. Las dos muelas salieron tan fácilmente y tan rápido, que no si es porque el dentista tenia manos de ángel, o por que ellas querían salir lo mas rápido posible de mi boca. En fin, los puntos ni se sintieron. Después me di cuenta que no sentí dolor porque me había puesto tanta anestesia que llegaba a adormecerme hasta el ojo. Te quedas con mitad de la cara hinchada, y cuando tratas de hablar se oye gracioso.

El doctor me mandó 4 días de descanso, y para mi suerte era lunes en la mañana, así que esa semana solo trabaje viernes. Llegando a mi casa dormí toda la tarde como no había podido dormir en mucho tiempo, todo gracias a la anestesia. Pero no podía comer nada solido, así que estuve a pura cosas liquidas, leche, yogurt, jugo, me moría de hambre. Y además tenia que cumplir con todo lo que me había recetado el dentista para evitar el dolor y la infección. Apenas ayer se me cayeron los puntos solos.

El hecho es que ahora estoy desmuelada,l por lo menos no se nota porque están al final, pero de todas maneras me da pena haberlas perdido, y haber dejado que pase tanto tiempo, sin poder hacer nada, de nada me valió tanta higiene bucal todos los días. Pero esta lección ya no es para mí.